Tal como fuera solicitado por la fiscal Eugenia Vallejos, el Tribunal de Juicio integrado por Álvaro Meynet, Alejandra Berenguer y Sonia Martín condenó a la pena de 16 años de prisión a un hombre acusado de corrupción de menores de la hija de su pareja y de un sobrino de esta última.

“Estamos satisfechos tanto por el resultado del juicio, como así también por el monto de la condena que era la que habíamos solicitado”, señaló la fiscal Eugenia Vallejos.

Según la acusación los abusos sexuales comenzaron cuando una de las víctimas era una niña y se extendieron hasta su adolescencia, siendo lo anterior posible ya que el condenado la amenazó en todo momento con hacerle daño si contaba lo que ocurría. En el último periodo en el cual se produjeron los abusos sexuales, el hombre también obligó bajo amenazas a un sobrino menor de la joven a presenciar los abusos.

Por el tenor de las prácticas sexuales y por su extensión en el tiempo, el hecho fue calificado legalmente como corrupción de menores doblemente agravada.

Esta mañana al dar a conocer la sentencia, el presidente del Tribunal, Álvaro Meynet, sostuvo que “la prueba que se ventiló en el juicio contra lo que sostuvo el acusado y su defensa técnica me lleva al convencimiento de que quedó probada la teoría del caso de la fiscalía en toda su extensión”.

Al respecto destacó que el alto grado de credibilidad de los relatos tanto de la joven quien hoy es mayor de edad y brindó su declaración en el juicio delante del Tribunal, como también de su sobrino quien relató lo sufrido mediante el sistema de Cámara Gesell porque aun es menor de edad.

Por temor de las amenazas que el acusado le profería, la niña no pudo contar a su familia sobre lo ocurrido hasta que el hombre no se separó de su progenitora y abandonó la vivienda donde convivían. Una vez acontecido lo anterior y hace poco más de un año, la madre de la víctima realizó la correspondiente denuncia que dio inicio al proceso judicial.

Las víctimas del caso estuvieron presentes en la lectura de la sentencia y manifestaron su conformidad con lo resulto. “Tienen la tranquilidad que les brinda saber que tanto la fiscalía como los magistrados que intervinieron creyeron en su palabra”, afirmó Vallejos. En la nota no se brindar mayores datos del acusado para evitar la identifcación de las víctimas.

Como medidas cautelares de protección y hasta tanto la sentencia quede firme, se dispuso la prohibición de acercamiento y todo tipo de contacto del acusado para con las víctimas y su domicilio. En caso de incumplir con esta medida, el Tribunal adelantó que se ordenará la inmediata detención del condenado.