La Fiscal Mariela Coy formuló cargos contra un hombre por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido con arma. Según la acusación, el hecho ocurrió el 9 de abril al mediodía en la vivienda particular de la víctima, a la que ingresó durante el mediodía. Amenazando a la mujer la llevó hasta el dormitorio en donde abusó sexualmente de ella. Abandonó el lugar cuando se percató de la presencia de una sobrina de la víctima, menor de edad.

Como sustento probatorio, la Fiscalía cuenta con la denuncia hecha por la hermana de la víctima, el informe del médico policial quien encabezó el protocolo realizado en el hospital y el resultado de la labor realizada por el Gabinete de criminalística que trabajó en el lugar del hecho y secuestró prendas de vestir y la ropa de cama.

Coy solicitó la prisión preventiva del hombre manifestando que existe tanto peligro de fuga como de entorpecimiento de la investigación. Fundamentó ello a través del trabajo realizado por la Brigada de Investigaciones quien destacó que el imputado no tiene domicilio ni trabajo fijos.

Resta además entrevistar a la víctima quien, tal como expresó en audiencia la psicóloga de la Oficina de Atención a la Víctima, se encuentra en un estado de vulnerabilidad que le impide dar su versión de los hechos; y hacer lo propio con la niña que fue testigo ocasional de los hechos a quien se le tomará testimonio a través del dispositivo de Cámara Gesell.
El Defensor oficial del imputado, Pedro Vega manifestó su oposición procesal a aspectos de la calificación legal.

Acerca de la medida cautelar, dijo que la falta de trabajo está directamente relacionada con el oficio informal que ejerce el hombre, explicó además por qué cuenta con dos domicilios destacando que ninguno de ellos es motivo suficiente para inferir el peligro de fuga que justifique la prisión preventiva. Explicó asimismo medidas alternativas que aseguren la producción de la prueba restante. Además destacó que el hombre no registra antecedentes y solicitó que se rechace la medida cautelar.

La jueza Itziar Soly finalmente tuvo por formulado los cargos y dispuso los cuatro meses de investigación requeridos.

Respecto a la medida cautelar, aunque compartió los dichos de la defensa acerca de la inexistencia del peligro de fuga, dispuso la prisión preventiva del hombre para que pueda sustanciarse sin inconvenientes las medidas probatorias restantes, especialmente el testimonio de la víctima y de la niña que fue testigo ocasional de los hechos.

Además valoró como argumento de peso el contacto que el imputado tuvo con la víctima luego de producido el hecho.