La imputación de un nuevo delito y la extensión por dos meses más de la prisión preventiva para un hombre que está acusado de abusar sexualmente de una mujer, fue el saldo que dejó una audiencia de reformulación de cargos de la que participaron en la jornada de ayer la Fiscal Mariela Coy y los defensores oficiales Pedro Vega y Juan José Alvarez Costa, ante la Jueza de Garantías, Itziar Soly.

El hombre está privado de su libertad desde el mes de abril pasado, cuando se lo acusó del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido con arma. Ayer, Coy agregó a esa calificación un nuevo hecho al que definió como amenazas coactivas.

Según la Fiscalía el hecho había sido advertido por una sobrina de la víctima que declaró, cuando se encontró en condiciones de hacerlo, bajo el dispositivo de cámara gesell. A partir de su testimonio pudo configurarse el delito de amenazas coactivas ya que luego de perpetrar el hecho, el imputado habría amenazado a la niña buscando evitar que ella de cuenta de la situación que presenció.

A partir de ello, y ante el vencimiento inminente de la prisión preventiva, Coy no sólo agravó la acusación sino que requirió además la extensión de la medida cautelar por el riesgo procesal de entorpecimiento de la investigación que supone su libertad.

La Defensa oficial estuvo representada por Pedro Vega y Juan José Alvarez Costa quienes plantearon cuestionamientos que terminaron delineando la calificación legal. Asimismo se opusieron a la prisión preventiva destacando que no existe prueba pendiente de producción en la que la libertad del hombre pudiera interferir imposibilitando su sustanciación por lo cual, destacaron, “los riesgos de entorpecimiento invocados no existen”.

En contraposición a ello requirieron que el imputado fije como domicilio aquel en el que residía antes del hecho y se le impongan medidas cautelares menos gravosas, valorando asimismo que el hombre es el único sostén de su familia compuesta por su pareja y dos niños menores de edad.

Finalmente la jueza Soly admitió la reformulación de cargos y dispuso la prisión preventiva del hombre.