La Unidad Fiscal de Gestión Rápida y Admisión de casos a cargo de Rocío Guiñazú, encabezó esta mañana el rescate y puesta en resguardo de una perra en el marco de la Ley que sanciona el maltrato animal y los tratos crueles contra los animales. 

 

En esta oportunidad se trata de una can de raza Shar Pei que se encuentra preñada y que no era alimentada en suficiencia por lo que se encontraba en estado de desnutrición. Además se observaban en su pelaje distintas heridas que no habrían recibido la atención veterinaria correspondiente.

La denuncia fue radicada por una vecina de la localidad quien puso en conocimiento de la situación a los representantes del Ministerio Público Fiscal.

A partir de fotografías aportadas por la denunciante se dio crédito a sus dichos y la fiscal Guiñazú solicitó un allanamiento al Juez de Garantías Marcelo Gomez, que otorgó la autorización para ingresar al domicilio y proceder al rescate del mismo.

De la diligencia participaron además del equipo de la fiscalía, personal policial de la Comisaría Cuarta y el veterinario dependiente de la Policía de Río Negro.

La Ley Ley Nacional 14.346 sanciona como delitos penales al maltrato animal y los actos de crueldad animal. En este caso en concreto se aplicó el artículo 2° inciso 1° que considera un acto de maltrato animal el “no alimentar en cantidad y calidad suficiente a los animales domésticos o cautivos.”

Solicitan posibles hogares de tránsito

La mascota fue entregada en carácter provisorio a una voluntaria que se ofreció a resguardarla hasta tanto se disponga judicialmente su destino definitivo.

Se recuerda además que los interesados en albergar a los animales que sean recuperados en el marco de proceso judiciales similares, se pueden acercar a la fiscalía de gestión rápida y admisión de casos ubicado en Yrigoyen 303 de Cipolletti para registrarse a tales fines.